Andrés Pastrana: “Si se comprueba que entraron recursos de Odebrecht, el Presidente Santos debe renunciar”

El ex presidente de Colombia, sobre la investigación que lidera el CNE, asegura que es preocupante, porque corresponde a un hecho penal. Con respecto a las presidenciales de 2018, afirma que el caso ligado a la constructora brasileña modificó el escenario político.

Fue en 2015 cuando en medio de las investigaciones de la estatal Petrobras, caía en Brasil Marcelo Odebrecht, uno de los empresarios más cuestionados del último tiempo. Pero, entonces, ni los que formaban parte de esta gran red de corrupción imaginaban que sucedería un par de años después: denuncias de sobornos pagados en México, Guatemala, República Dominicana, Panamá, Venezuela, Ecuador y Argentina, para favorecer de alguna manera a la compañía con licitaciones de obras públicas, y que recientemente explotó en Perú y Colombia. Hoy la Fiscalía Nacional peruana deberá decidir sobre la petición de 18 meses de prisión preventiva contra el ex mandatario Alejandro Toledo, mientras al otro lado de la frontera los ojos están sobre Juan Manuel Santos, acusado de haber recibido US$1 millón de aportes para su campaña presidencial que lo llevó a la reelección en 2014 sobre Óscar Iván Zuluaga.

Hasta hace unos días Zuluaga era la carta más posible del uribismo para 2018 en Colombia, pero también cayó y está siendo investigado por el Consejo Nacional Electoral de ese país.

Andrés Pastrana, ex Presidente de Colombia entre 1998 y 2002 y líder del Partido Conservador Colombiano, lanza todos sus dardos contra la actual administración.

¿Tuvo contacto con Odebrecht durante su mandato presidencial?

-Ninguno, ningún contacto y por eso la importancia que tiene que se ventilen todos los aportes o los contactos que ha tenido el Presidente Santos y su gobierno con esta firma. Yo salí de la presidencia en 2002 y dejamos un programa de infraestructura que se comenzó a desarrollar con el gobierno de Uribe y con el gobierno de Santos.

El 4 de febrero le pidió al Presidente Santos que esclareciera si había recibido aportes de la constructora brasileña, ¿cuándo se enteró del escándalo?

-Esto yo lo comparo con lo que sucedió en el ‘94. Tres días antes de las elecciones me entero de que el narcotráfico se iba a comprar la presidencia de Colombia. Yo le pregunté a Ernesto Samper si estaba dispuesto a renunciar a la presidencia de Colombia si se encontraban recursos de narcotráfico en su campaña, porque yo dije que si en mi campaña se encontraban, yo renunciaba. Por eso mismo le pregunté el 4 de febrero al Presidente Santos por Twitter, ¿usted le garantiza a los colombianos que no entró a su campaña, y a su fundación, dinero de Odebrecht?.

¿Qué debería pasar con la administración del Presidente Santos si se prueba que hubo financiamiento de Odebrecht en la campaña?

-En Colombia está determinantemente prohibido por ley recibir recursos del extranjero, llámese gobiernos extranjeros o empresas extranjeras, por lo tanto aquí hay una violación clara de la ley. Segundo, toda campaña tiene que enviar un balance con los ingresos y egresos, entonces si se comprueba que entraron recursos de Odebrecht el Presidente Santos debe renunciar.

¿Qué expectativas tiene sobre la investigación que ahora está a cargo del CNE y no de la Fiscalía como tal?

-Tengo muchas preocupaciones, porque este no es un tema político del Consejo Nacional Electoral, es un tema penal. Y vuelvo al año ‘94, que a mi me investigó la Fiscalía por un tema electoral, porque lo consideraron un tema penal. También hay otro tema muy importante, que es la fundación del Presidente que maneja su hijo, esa fundación no está sujeta a la reglamentación electoral, por eso es importante que el Presidente Santos le muestre a Colombia y al mundo que su fundación no fue utilizada para la campaña electoral del 2014 y que se conozca qué y quiénes aportan a esa fundación.

¿Cómo cree que ha manejado el gobierno todo este tipo de acusaciones?

-Yo creo que el lema del gobierno es corrupción con transparencia.

¿A qué se refiere con esto?

-Lo que uno no puede entender es que la persona encargada de investigar la corrupción salga a defender al gobierno. Este es un tema de la campaña electoral y no un tema de gobierno y por eso la importancia de que exista claridad y que los funcionarios del gobierno no se inmiscuyan en aspectos que no les corresponden.

¿Piensa que este escándalo genera un impacto en el proceso de paz que lleva el Presidente?

-No tiene nada que ver, esa es una cosa que quiere el gobierno, como una cortina de humo. El Presidente Santos todo lo quiere vincular con la paz, con la paz que yo he sido crítico porque ahí se violentó la democracia. El Presidente Santos no reconoció lo que el pueblo colombiano votó en las urnas, aquí hay un hecho muy grave y muy difícil, que es que un Presidente que ganó el Premio Nobel no reconoce la voluntad popular de un plebiscito, pero una cosa es la paz y otra es la corrupción.

¿Cómo califica la dimensión que ha alcanzado el escándalo en América Latina?

-Muy preocupante, porque la verdad es muy triste que tantos Presidentes estén cuestionados, pero lo más triste es que todo esto de Odebrecht lo conocemos porque Odebrecht confesó, no es porque los organismos de investigación o control de estos países actuaron. Si no hubiera confesado el señor Odebrecht, nada hubiera pasado en América Latina.

¿Qué medidas se pueden tomar al respecto?

-Deben irse los que recibieron recursos, pero también hay que perseguir a las empresas y sus directivos que son los que pagaron para que se les entregaran contratos a ellos. Aquí hay un tema muy grave, porque si Odebrecht le aportó a la campaña de Santos, Santos benefició a Odebrecht con contratos como los del puerto y de la ruta del sol en Colombia. No se trata de más leyes, sino que de aplicar verdaderamente la ley y de decisión política del Ejecutivo.

¿Cómo se puede reconfigurar el espectro político de cara a las presidenciales de 2018?

-Esto modificó totalmente el escenario político, hay que esperar a ver qué pasa con esto de Odebrecht, si se logra comprobar que efectivamente hubo aportes en la campaña de Santos, esto puede modificar nuevamente el tablero electoral.

¿Hay algunos que se ven favorecidos con este escándalo?

-La gente que ha sido limpia, que ha sido transparente, obviamente tiene una carta distinta de presentación que la del Presidente Santos y su gobierno.

Gustavo Petro lidera las encuestas en intención de voto para las presidenciales ¿qué le parece esto?

-Gustavo Petro tiene socios como Ernesto Samper, qué más quiere de alguien que logró la presidencia con los recursos del narcotráfico.

Fuente: Diario Pulso

9 de febrero de 2017

Seguramente no vamos a llegar a nada, como pasó con el Proceso 8.000: Pastrana

El expresidente Andrés Pastrana también pidió al fiscal general “no desmontarse” de la investigación, pues es un tema penal.

Fuente: Blu Radio

Madrid, España
8 de febrero de 2017

Bogotá, Colombia
30 de enero de 2017

“Mientras Santos enarbole la bandera de la corrupción, el país no saldrá del abismo”

Andrés Pastrana Arango llevó las riendas del país entre 1998 y 2002. Como pocos presidentes, hasta entonces, se la jugó toda por alcanzar la paz por medio del diálogo y combatir al máximo la corrupción estatal, curiosamente los dos temas políticos y económicos siguen vigentes y gravitarán en la contienda electoral que toca a la puerta. Jugó un papel determinante durante el pasado plebiscito donde salió victoriosa la opinión de que se debían revisar los acuerdos sellados en La Habana por este Gobierno y la guerrilla de las Farc.

Pastrana es duro con la administración Santos, le exige a los entes de control y vigilancia probidad y enciende luces sobre las elecciones presidenciales y las relaciones con Estados Unidos en tiempos de Trump.

¿Cuáles son los hechos de corrupción más dañinos que deben generar resultados concretos en el corto plazo?

La corrupción de este Gobierno está estimada por el procurador Carrillo, ministro y embajador de Santos, entre $20 y $40 billones anuales. Las cifras oficiales apuntan hacia $120 billones en desfalcos en lo que va del mandato. En menos de siete años se han robado un año entero de recaudos tributarios. Esto marca un derrumbe moral de proporciones inéditas en nuestra historia. A mi modo de ver, apelando al proverbio chino, “el pez se pudre por la cabeza”. Mientras el Presidente enarbole la bandera de la corrupción -llámela ‘mermelada’ o por cualquier otro nombre- el país no saldrá del abismo en que nos ha sumido Santos. Esa postura cínica es, indudablemente, el eje de la corrupción, que hoy tiene nombre propio.

¿Dos nombres más?

Reficar con sus inauditos US$8.000 millones y Odebrecht, que ya arrastra a dos ministras y al secretario privado de Santos, son apenas la punta del iceberg de los $120 billones.

¿Hay un problema de gerencia en el Gobierno?

Eso es lo que el Gobierno nos quisiera hacer creer. Lo que hay es una estructura de Gobierno en la que la corrupción se ha vuelto parte del día a día. Santos ha hecho de la corrupción, que era grave pero ocasional, un elemento obligatorio en las gestiones de la administración pública. La contratación en este Gobierno es una olla podrida de arriba a abajo. Desde la Presidencia con su mermelada hasta los serruchos al nivel municipal. Todo con el visto bueno del Presidente a través de su coalición.

¿Qué deben hacer los organismos de control más allá de articular esfuerzos?

El indulto a Carrillo por La Catedral, siendo procurador Edgardo Maya, deja un manto de duda sobre lo que Contraloría y Procuraduría realmente puedan hacer estando tan comprometidas entre sí y con la mermelada. El Fiscal, abogado muy exitoso, tiene vínculos profesionales que lo impedirían en muchos casos de corrupción. Lo más grave en este asunto es que la mayoría de medios de prensa están comprados con billones de mermelada y maniatados frente a la corrupción. Una realidad en la que su pregunta resulta, desafortunadamente, más bien abstracta.

¿El movimiento del No, murió en el plebiscito?

El NO fue apuñalado por Santos tras el plebiscito en un golpe antidemocrático sin antecedentes. No reconocer un resultado electoral fue nada menos que un golpe de Estado. Sin embargo, “los muertos que vos matáis gozan de cabal salud”.

¿El No debe tener candidato presidencial?

El NO es cosa del pasado. El futuro es el Presidente elegido por la amplia y victoriosa coalición democrática a la que Santos y las Farc pusieron conejo.

¿Qué le espera a Colombia con la administración de Trump?

La nueva administración en Washington ha enviado señales claras en cuanto a que no entiende el acuerdo con las Farc que Santos logró de la mano de Obama. Trump ha afirmado desde su discurso inaugural un mensaje contundente en cuanto a que asumirá el problema de la drogadicción y el tráfico de drogas como prioridad. El nuevo secretario de Estado, Tillerson, ha declarado que Colombia tiene compromisos por cumplir en cuanto a narcotráfico.

El nuevo gobierno en Estados Unidos tiene muy clara la incidencia de las Farc tanto en la quintuplicación de coca y narcotráfico como en el golpe a las instituciones democráticas de Colombia. Tienen grandes preocupaciones que Santos habrá de enfrentar con menos complacencia que la de Obama y Raúl Castro en su momento.

¿Entre los fundamentales de la economía, cuál es la cifra que más le preocupa?

$40 billones anuales en corrupción. Con esta cifra no hay economía viable ni país posible.

¿Debemos olvidar de los tratados de libre comercio?

Conozco matices y posturas en cuanto a los TLC, pero a nadie que niegue esta realidad de la economía global. Bien negociados son un instrumento esencial. Pero un mal tratado es suicida. Como en un tratado de paz.

¿Por qué no salió la reforma tributaria estructural?

Porque eso fue una mentira más de Santos. Lo que se pretendía y se hizo fue apenas un parche en el cráter de la corrupción. Pero, ante todo, porque los colombianos saben con certeza que al menos 20% de sus impuestos se va anualmente en corrupta, mermelada y directamente a los bolsillos de los políticos y contratistas deshonestos.

¿Usted qué ministros cambiaría?

Vamos a cambiar a todos los ministros el 7 de agosto de 2018. El pueblo colombiano no va a permitir lo que el santismo y la izquierda de las Farc llaman eufemísticamente un “gobierno de transición”. Ya los colombianos sabemos muy bien para dónde van.

Fuente: Diario La República

Andrés Pastrana, tras pedirle a Santos cancelar contratos de Odebrecht: es la punta del iceberg

El expresidente habló con LA FM y aseguró que no se pueden premiar unas acciones de esa compañía y castigar otras.

En diálogo con LA FM, el expresidente Andrés Pastrana se refirió a la corrupción en el país en medio del escándalo de Odebrecht y aseguró que este mal está atracando a toda la nación.

“Lo que estamos viendo los colombianos es que la corrupción se está comiendo al país, no lo decimos solo los colombianos sino también autoridades internacionales“, aseguró Pastrana.

Fuente: La FM

Bogotá, Colombia
16 de enero de 2017

Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved