• Banner textos

  • UN FESTIVAL REFLEJO DE LA VIDA

    Bien lo ha dicho el genial director alemán Win Wenders: “la vida es en color, pero la realidad es en blanco y negro”. Precisamente por eso, para que podamos colorear, desde la tranquila oscuridad de una sala en tinieblas, nuestras propias realidades y las de quienes nos rodean, necesitamos más y más cine en Iberoamérica y en Colombia. Por eso el Festival de Cine de Cartagena es tan importante. Este Festival, el más antiguo de América Latina, es otra colorida lección de que en el mundo actual, a pesar de las oscuras realidades que a veces nos agobian, podemos seguir creyendo en la vida.

    Gracias al permanente esfuerzo de Víctor Nieto, su director, las artes visuales de Iberoamérica están presentes desde 1960 en el mapa mundial del cine y continúan entregándole los colores del trópico a los espectadores de otras partes del globo. Gracias a este Festival, la belleza de nuestra Cartagena también continúa vigente en los ojos de los creadores de imagen del mundo entero. ¡Estoy seguro de que todos nuestros visitantes saldrán de aquí encantados por ese inmenso mar que enmarca el horizonte, y por las casas y calles de antiguos secretos, a narrar nuevas historias con las imágenes inolvidables de esta tierra caribeña!

    Pero la tarea de llenarle de colores la vida a los espectadores de una sala va más allá de las bellas imágenes y de la música evocadora que las acompaña. Lo que hacen los hombres y mujeres que, con sus películas, participan en la versión número 42 del Festival, se parece más a la titánica labor de volver a contar la historia y la experiencia de los pueblos iberoamericanos. Y es desde la infancia en el terruño desde donde se construyen las fantasías universales.

    Tal vez, cuando eran niños, sus madres les preguntaban, como a Cabrera Infante, “¿cine o sardina?”. Afortunadamente, todos contestaron “cine”, y ahora están aquí, compartiendo con nosotros las mil y una fantasías que desde una butaca comenzaron a tejer. Queremos que toda esa creatividad, que toda esa inventiva siga recreando nuevos sueños, nuevos símbolos, nuevas imágenes para la colorida vida real de nuestro continente. Por eso mi Gobierno también se ha comprometido con el cine colombiano e iberoamericano.

    Durante los últimos tres años y medio los aportes del Ministerio de Cultura al Festival de Cine de Cartagena ascienden a casi mil millones de pesos, dedicados en su totalidad a hacer que más ojos disfruten de lo mejor del cine nacional e internacional. Adicionalmente, hemos invertido más de 6.800 millones de pesos en otros programas de cinematografía, como los premios y estímulos a la producción de cine y audiovisuales, la participación en el acuerdo multilateral de Ibermedia para el apoyo y promoción de la industria fílmica de Iberoamérica, y los programas de promoción y difusión del cine colombiano, tales como la “Maleta del Cine Colombiano” que ha recorrido ya 730 municipios en 30 departamentos llevándoles las mejores películas nacionales.

    Ettore Scola alguna vez definió el cine como “un espejo pintado”. Creo que aquí se resume perfectamente la esencia del cine iberoamericano: reflejo de la vida, siempre vigente porque busca en los múltiples colores de su origen los futuros matices de su historia.


    Lugar y fecha

    Cartagena, Colombia
    2002

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved